Los hombres necesitamos pensar sobre los mensajes que transmite nuestro lenguaje corporal, que es tanto o más importante que el oral, para impresionar con elegancia a las personas que nos rodean: Una mujer, un jefe o un cliente.

Aquí analizamos algunas actitudes de hombres con carisma:

  • Ir arreglado proyecta una imagen positiva que comienza mucho antes de salir de casa. Si estás preocupado por cómo te sientan los pantalones, el estado de tu pelo, o cualquier otro aspecto, te mostrarás ansioso y poco amigable. Usar la ropa correcta y cuidar tu aseo personal (cabello, barba, etc.) te dará confianza, que se proyectará en tus relaciones.
  • Usar el contacto social como un político en campaña electoral. No dudes en saludar o  apretar manos y dar palmadas en la espalda para felicitar a tus amigos, colegas o empleados por algún logro, así irradiarás energía positiva.
  • Sonreír. Cuando los que te miran te ven sonriente, instantáneamente, saben que estas cómodo, relajado y te entretienes. Es un detalle cálido y contagioso.
  • Pararse erguido, pero sin parecer estirado. Es esencial para un buen lenguaje corporal, los hombros hacia atrás y el mentón hacia arriba. Te hace ver como un “ganador”.
  • No pongas barreras entre tu cuerpo y las personas que te rodean. Es importante no interponer nada entre nuestro cuerpo y el de otra persona, ya que esto evita que puedan acercarse. Trata de no cruzar los brazos sobre el pecho.
  • Mira siempre a los ojos. Mantener la mirada firme transmite seguridad y muestra que no eres tímido ni vacilante. Los hombres carismáticos se sienten cómodos llevando el peso de la conversación.