El sociólogo Mauro González afirma, «Lo genuinamente masculino cada vez es más escaso», y está persuadido de que esa nueva masculinidad es «a que desea la mujer».

El estudio realizado por Amstel, en el que han colaborado 500 hombres y mujeres, de entre 25 y 45 años de toda España, destaca seis prototipos masculinos:

1.      El guapo: atractivo, con fama y éxito, como el actor Mario Casas.

2.      El macho: duro, desaliñado y con un físico potente, como Javier Bardem.

3.      El elegante: educado, correcto, con determinación, como Pep Guardiola.

4.      El metrosexual: joven, coqueto, que se preocupa por la estética, como Cristiano Ronaldo.

5.      El maduro: intelectual, que transmite seguridad y serenidad, como José Coronado.

6.      El perfecto: simpático, humilde y sano, como Iker Casillas o Rafa Nadal.

Según el sociólogo, el modelo clásico de hombre «ha caducado», pero ese cambio se ha producido más «por obligación que por convicción».  «No ha sido espontáneo, ha necesitado del empuje de las mujeres, más modernas, exigentes y socialmente activas, que sus madres y abuelas. El hombre se feminiza y la mujer se masculiniza».

Ha pasado de moda el hombre autoritario, insensible, duro, fuerte, dominante y machista. En cambio, el actual, es más sensible, pragmático, transparente e informal que sus padres y abuelos, pero le sigue costando madurar y comunicar sus emociones. Valora mucho a los amigos, con los que comparte aficiones como el fútbol, las videoconsolas o los bares, y tiene miedo al compromiso, porque para él supone renunciar a su independencia.