slippersLa aristocracia británica utilizaba las zapatillas slippers como el calzado para estar cómodos con elegancia en sus residencias.  

El actor David Niven las impuso como el acompañante perfecto del esmoquin o black tie.

El terciopelo, el lino y la suela de piel, consiguen que este original zapato se adapte a la forma del pie, brindándole comodidad y elegancia. Los colores más frecuentes son: el negro, azul marino, verde botella o granate; los hay lisos, con motivos o escudos bordados como calaveras o diseños náuticos.

Las mejores marcas de zapatos ingleses como Tricker´s, Crockett & Jones, George Cleverley o Church´s siempre las incluyen en sus catálogos y ofrecen la personalización del bordado de las iniciales, con el consiguiente aumento de su precio.

En España se pueden encontrar en los locales de Scalpers o de los hermanos Medina, que las sugieren como combinación con ropa informal o pantalones vaqueros; indudablemente para caballeros de gran personalidad, complementando con un toque de sofisticación los conjuntos más clásicos.