Se dice que el perfume es la asociación de la magia con el misterio… un sueño y su interpretación. Su utilización forma parte y estimula tu estilo personal, además de brindarte otras prestaciones.

Se sabe que los perfumes son una creación mística, ya que nacieron como ofrendas para los dioses. Casi todas las civilizaciones antiguas utilizaron el aroma obtenido por medio del humo de la quema del incienso, la mirra, o de otras resinas y maderas, para sus ritos tribales. Hoy en día, muchas religiones orientales y occidentales utilizan el olor penetrante del incienso, de los palitos de sándalo u otras maderas aromáticas para rituales ancestrales o invocar la paz del espíritu.

Su acción es tan intensa, que el sólo el recuerdo del perfume de la persona amada, ayuda a evocar y estimular las emociones más recónditas.

Los primeros especialistas en perfumes fueron los sacerdotes y religiosos, para pasar con posterioridad a ser difundidos por la industria de la belleza.

Actualmente los expertos en perfumes utilizan un vocabulario especializado para describir sus sensaciones olfativas y opinan que las notas amaderadas son fundamentales para otorgar masculinidad a una esencia, creando un magnetismo particular.

Las conclusiones de un estudio realizado sobre perfumes y seducción hecho por Hugo Boss, expresan que el 90% de los hombres utiliza una fragancia si tiene que salir a conquistar. Al mismo tiempo, 2 de cada 3 hombres, aseguran que la fragancia es la clave para lograr el éxito.