Después del último incidente mantenido entre el Presidente del Congreso de los Diputados José Bono, y el Ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, cuando se presentó sin corbata en una sesión extraordinaria del mes de julio, la Mesa del Congreso ha decidido adoptar una serie de medidas preventivas de corrección en el vestir, que ya rigen en otras instituciones públicas y privadas.

La Secretaría General del Congreso ha hecho públicas las normas de vestimenta que la Mesa de la Cámara Baja acordó el pasado 21 de junio, con el fin de garantizar unos criterios mínimos, pero «claros», de respeto a la institución y evitar así que los visitantes recorran las dependencias parlamentarias con prendas como bermudas o camisetas.

El Congreso establece que el acceso y la circulación por los edificios que lo conforman se efectúe con el vestuario adecuado «al decoro exigible» y señala que en las comunicaciones dirigidas a los grupos y colectivos que lo visiten se les recordará estas normas.

Recordando los incidentes que han tenido que afrontar los ujieres de la Cámara Baja en veranos anteriores, al tener que llamar la atención a visitantes que vestían atuendos considerados impropios para la institución, en el comunicado se advierte que las distintas unidades de la Secretaría General con competencias en la materia de acceso y circulación por las dependencias del Congreso, vigilarán el cumplimiento de estas normas impidiendo, llegado el caso, la entrada de quienes no las cumplan.