Planificar y administrar tu tiempo de forma correcta, te permitirá organizarte y comprometerte a mantener tu foco de atención en aquello que quieres, aprovechando mejor cada día.

Aquí tienes algunos consejos para manejar tu tiempo de forma proactiva, consiguiendo tener días más productivos y relajados:

  • Elabora una lista de tareas, practica el hábito de mantenerla actualizada y a mano. Si alguna acción requiere de pasos intermedios, desglósalos para que te resulte más fácil lograr su realización. Es importante que estimes el tiempo necesario para su realización y sólo te comprometas con aquellas que puedes llevar a cabo; esto te hará sentir más relajado, y al final del día, estarás más satisfecho con la productividad de tu jornada.
  • Mantente centrado en tu tarea. Usa tu tiempo sabiamente evitando ser interrumpido por las prioridades de otros.
  • Organiza tu escritorio y archivos, tanto físicos como los del ordenador, para no perder tiempo buscando información que no localizas.
  • Escoge tus proyectos cuidadosamente, para que te ayuden a avanzar en tu carrera.
  • Ten siempre al menos un proyecto en marcha. Te servirá para mantenerte activo, con tus habilidades listas para ser utilizadas, y una perspectiva fresca y actualizada. Tener más de uno, te permitirá cambiar de actividad evitando que la monotonía te paralice, aunque deberás priorizar correctamente.
  • Trata de terminar tus tareas antes de la fecha límite, de esta forma tendrás tiempo para cualquier imprevisto que pueda surgir y atenderlo de forma correcta.
  • Comienza tu jornada con la tarea que menos te agrade para no tener que hacerla cuando ya estés cansado.
  • Establece gratificaciones para cuando termines cada tarea: concederte un descanso, tomarte un café o aquello que más te satisfaga. Si es un trabajo más importante, piensa en algo que te apetezca y regálatelo.
  • Deja espacios para relajarte y recargar energía, esto te permitirá ser más eficiente con tu trabajo diario, tener la mente más despejada y te sentirás mejor.