El “casual friday” o “viernes casual” comenzó en los Estados Unidos al fin de los cincuenta, como un intento de levantar la moral de los empleados de oficina “de cuello blanco”. Al final de los 70, como resultado de una gran campaña de grandes productores textiles, se impuso como un evento semanal en casi todas las empresas.

Esta moda se extendió a todo el planeta con ayuda del auge de la generación “.com”, y el término “casual friday” pasó a denominar la forma de vestir del último día de la semana laboral.

La palabra casual tiene varios significados distintos: falta de formalidad o ceremonia, relajado, algo que ocurre con intervalos irregulares o accidentalmente, etc.

Aunque depende mucho de cada empresa, en general, se entiende que es una forma de llevar un vestuario informal pero elegante, dejando aparcado el traje y la corbata. Consiste en llevar traje sin corbata (aunque es opcional su uso) o chaqueta sport, con vaquero o jersey. Se puede prescindir de las telas lisas o utilizar corbatas más novedosas o creativas.

Puedes tener una imagen más relajada aunque elegante, porque  sigues estando allí por negocios y representando a tu empresa.

Hay algunas compañías que permiten camisetas, zapatillas o ropa deportiva, y otras que tienen un día de vestimenta informal temática, por ejemplo, hawaiana, caribeña, o en algún color específico.