Seguramente, el que más o el que menos, ya se habrá dado un baño aunque no estemos en verano, ya que al menos por aquí, las temperaturas acompañan, por lo que me gustaría aprovechar para hablar de los bañadores, dar unas pequeñas pinceladas de historia y algunos consejos  sobre qué bañador te favorece según tu cuerpo y  cómo combinarlo.

Colección Cayero - Soloio

Colección Mare – Soloio

Por si no lo sabías,  antes del siglo XIX, prácticamente todo el mundo se bañaba desnudo, era una manera de sociabilizarse.  He leído que los japoneses usaban una especie de bañador para nadar y salvo que alguien me indique lo contrario, creo que una de las primera apariciones del traje de baño como lo conocemos actualmente, es en el cuadro de Frederic Bazille Scène d’éte (sí, de esto ya hablamos en twitter).

Scène d'été de  Jean Frédéric Bazille

Scène d’été de Jean Frédéric Bazille

En esta época, hombre y mujer todavía se bañaban por separado y utilizaban unas cabinas para cambiarse e incluso las mujeres, debían entrar al agua dentro de estas cabinas móviles.

Trajes de Baño con Historia

Trajes de Baño con Historia

Por entonces, el bañador estaba compuesto por una camisa, un pantalón y unos calcetines, esto de los calcetines es lo más raro y por supuesto, fue lo primero en desaparecer. También durante una época, se usó una especie de mono con tirantes y pantalón corto.

Trajes de Baño en 1900

Trajes de Baño en 1900

Trajes de Baño Historicos

Trajes de Baño Historicos

En la fabricación de trajes de baño se ha usado materiales como lana, caucho, Nylon y Lycra.

Aún recuerdo la época de los bañadores piratas, no me preguntéis por qué los usábamos, eran incómodos para todo, pero bueno era la moda, jeje.

Puestos a recomendar, mi consejo siempre será un bañador por encima de la rodilla e incluso más corto, pero sin llegar al que conocemos como “turbo” de lycra, que deja muy poco a la imaginación… ya me entendéis. Es preferible evitar grandes logos salvo que la marca os pague. El largo del camal y el estampado o decoración deberíais elegirlo en función de vuestra altura y complexión, ya que dependiendo de ésta, os favorecerá o no.

Os dejo algunas recomendaciones según el tipo de bañador que mejor os sentará según vuestro cuerpo:

  •   Los Slip: solo los recomendaría en vuestros entrenamientos en la piscina, ya que son más íntimos. Son los más cómodos y se secan antes.
  •  Los Boxer: favorecen a aquellos que tienen los músculos más definidos y para lucir. Si el ejercicio es lo vuestro y vuestros músculos os responden (hay gente que es muy deportista pero no se lo recomendaría) éste podría ser un buen bañador.
  •   Los tipo bermuda estampados por encima de la rodilla: favorecen a los que estáis delgados, o vuestra complexión es normal o fuerte, ya que os podéis permitir cualquier tipo de estampado. En lo referente a las rayas verticales u horizontales, dependerá de vuestra altura ya que las líneas verticales en el bañador, alargaran y estilizaran vuestra silueta, y si usáis líneas horizontales estas harán que  visualmente aumente la percepción de vuestra anchura.
  •   Los tipo bermuda lisos: Si tenéis algún kilito de más o habéis caído rendidos ante la moda del “fofisano”, este será el modelo que más os favorecerá.
Bañador Tipo Boxer

Bañador Tipo Boxer

Si podéis elegir, por supuesto buscad uno de secado rápido, desde el primer día es una de las cosas que más se agradece, con Lycra o combinación de Poliester, algodon y spandex por ejemplo.

A la hora de combinar vuestro bañador con la parte superior, deberías huir de la típica camiseta ( más si es de promoción). Yo os recomendaría una camisa fresca de lino o madrás por ejemplo con cuello Mao o bien algodón con las mangas arremangadas, o una polera y por supuesto, si el bañador tiene un estampado grande o llamativo, la camisa debe de ser lisa y si éste es liso, se  le puede dar vida con la camisa. Llévala siempre por fuera del bañador.

colección Cayero Foto www.Soloio.com

colección Mare Foto www.Soloio.com

Otra prenda que también veo bien con el bañador, es el polo, elije uno de un solo color para poder combinarlo perfectamente con el bañador sin importar el estampado que tenga.

No quisiera dejar de recomendar, que en alguna ocasión os deis un baño desnudos a la luz de la luna, solos o en compañía, pero recordad que no perdemos ni los modales, ni las formas aunque nos encontremos con el culo al aire, somos caballeros.

Y si hacéis nudismo de manera habitual genial, siempre y cuando vayáis a las playas adecuadas.

Como nota final, no olvidéis enjuagar vuestro bañador enseguida que podáis  con agua dulce, sin cloro y sin sal y en cuanto lleguéis a casa, lavadlo a mano con un detergente para prendas delicadas o si lo hacéis en la lavadora, seguid las indicaciones de la etiqueta, nunca con la ropa “normal”, nada de secadora ni plancha y  así, proporcionareis una larga vida a este y ayudareis a que conserve sus propiedades.

Y por cierto ¿cuál es vuestro bañador favorito?