Aumento de potencia… ¿Es recomendable? ¿Sufre el motor? ¿Consumo? ¿Garantía?…

por Mar 7, 2017Automoción2 Comentarios

  

 Potenciación de un vehículo, ventajas e inconvenientes.

Una reprogramación consiste en la modificación del software de la ECU (unidad de gestión del motor) que es la que gestiona electrónicamente el motor de un vehículo, para conseguir aumentar el par motor y la potencia del mismo.

Sin embargo, son muchas las dudas que surgen en torno a esta práctica, especialmente sobre si se pierde la garantía, si puede dañar el motor, si altera el consumo de combustible, etc… y que intentaremos comentar en este artículo.

¿Qué es una reprogramación?

Una reprogramación consiste en la modificación del software de la ECU que es la unidad que gestiona electrónicamente todos los parámetros del motor, como las revoluciones, la temperatura, caudal de aire, inyección, soplado del turbo, limitadores de humos, limitadores de gases, etc…

La información de la centralita se procesa con los valores que han sido memorizados en un chip encargado de almacenar los criterios de funcionamiento del motor, la EPROM. Este chip tiene grabado la cantidad de combustible ideal, cuando es el mejor momento para inyectarlo, admisión óptima, el soplado de turbo ideal, limitadores de humos, gases y valores ideales en cada momento. Son estos valores, los que se modifican en una reprogramación.

Esta reprogramación es posible ya que los fabricantes de vehículos dejan un margen en la gestión electrónica del motor, pues normalmente luego suelen utilizar los mismos motores para sacar una versión nueva del modelo, pero con mejoras y obviamente mas caros. Es importante saber que no solo cambia la estética del modelo, sino que también puede cambiar en algún componente mecánico como la alimentación o el turbo.

Las principales ventajas generales de la reprogramación son:

Una optimización de la aceleración y recuperación, es decir, aumento en par motor y potencia. Los datos aproximados en una reprogramación óptima es de un aumento del 25% de potencia en un motor turboalimentado, aunque puede llegar hasta un 40% y un 10% en motores atmosféricos.
Si el motor del coche es turbo diesel se notará una reducción en el consumo de carburante, siempre y cuando la conducción sea suave.
En algunos motores gasolina turbo se puede conseguir también una reducción del consumo, pero no siempre.

Suelen darse en los coches con pocos caballos que al aumentar su potencia, y siempre con una conducción moderada, mejoran su consumo cerca de un 10%.

Tipos de Potenciación.

Existen dos maneras de aumentar la potencia del motor electrónicamente, mediante la reprogramación o gracias al acoplamiento de una centralita electrónica adicional (externa). Ambas consiguen aumentar la potencia, sin embargo existen grandes diferencias entre ellas.

La elección de uno u otro dependerá del vehículo y de las prioridades del conductor.

Centralita de potencia (externa).

La modificación de la centralita se puede hacer gracias a un accesorio llamado centralita de potencia externa, que se coloca de manera sencilla en el coche y que se puede revertir en cualquier momento por parte del usuario.

Las principales ventajas de este tipo de potenciación son:

  • Fácil colocación y extracción, sin necesidad de desmontar nada. Lo puede hacer el mismo usuario.
  • Ajuste personalizado, ya que dispone ve varios programas que te permiten ajustar los parámetros a tu gusto y necesidades.
  • Reutilizable en otro coche cambiando el software y si es necesario el cableado.
  • Se puede quitar antes de llevar el vehículo a las revisiones.
  • No deja rastro al desinstalarse y por lo tanto no daría problemas con la garantía.

Reprogramación

Para realizar la modificación se suele conectar un ordenador portátil a la toma de diagnosis del vehículo (OBD) para poder leer los parámetros originales y poder así optimizarlos. El nuevo archivo se introduce en el sistema con los nuevos valores.

En algunos casos es necesario conectar el ordenador directamente a la centralita por lo que se tendrá que desmontar parcialmente. Suelen ser realizadas por un profesional pues se debe establecer una modificación justa para evitar que choquen valores y todo esté ajustado.

Dudas sobre la reprogramación.

¿Cómo afecta la reprogramación al consumo y a la vida del motor?

Entre los principales inconvenientes de la reprogramación, encontramos que no siempre se reduce el consumo, (especialmente si el vehículo es un motor gasolina atmosférico e incluso ese gasto puede aumentar hasta un 10%).

La vida del motor y de algunos de sus componentes puede reducirse si se hace una reprogramación y se realiza una conducción brusca con altas revoluciones, es cierto que esto ocurriría igual en el motor de serie pero en este caso se puede acentuar algo más.

Se recomienda utilizar aceite de mejor calidad y acortar algo los cambios para contrarrestar los daños al motor.

¿Se puede perder la garantía oficial?

Esta es una pregunta que se hacen muchos conductores que desean reprogramar sus vehículos, pero dudan si este cambio en el vehículo puede provocar una pérdida de la garantía oficial de fábrica.

La respuesta es que en teoría si que se pierde esta garantía, pues toda modificación demostrable de un coche con garantía vigente puede hacer que se pierda. Sin embargo, no suelen ser habituales este tipo de casos. Aún así existe el riesgo de que los profesionales de un concesionario encuentren la modificación de la reprogramación, por ello es recomendable si se realiza esta acción con una centralita externa de potencia, retirarla antes de acudir a cualquier revisión.

Durante la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) normalmente no habrá problema, pero si se realiza un análisis con una máquina de diagnosis se podrá saber que se ha entrado en la ECU, pero no podrán obtener la información sobre lo que se ha modificado en su interior, no podrán saber si se ha procedido a hacer una diagnosis anterior o una reprogramación.

A pesar de la dificultad para su detección, en caso de existir algún problema, siempre se puede optar por volver a la programación de serie del vehículo o a desinstalar la centralita de potencia.

¿En qué casos no se recomienda hacer una reprogramación?

Los únicos casos en los que no se recomienda hacer una reprogramación es en los casos en los que los motores sean
atmosféricos (no sobrealimentado con turbo o compresor). En estos casos no se puede buscar más aceleración a bajas revoluciones con una reprogramación ya que en prácticamente todos los casos no se obtendrán resultados, aunque existen varias excepciones en las que esta modificación puede ser notoria. Mejor consultar con un profesional.

En este caso es muy interesante la instalación de un TUNE PEDAL que mejora notablemente la aceleración y respuesta del pedal del aceclerador consiguiendo muy buenos resultados en recuperaciones, incorporaciones, subidas, salidas, etc y se conecta de modo muy sencillo con su sistema PLUG & PLAY .

Más información en   http://www.tuningbox.com/es/la-centralita-tuningbox/tune-pedal.htm

¿Se puede volver a la programación inicial del vehículo?

Por supuesto que si, tanto en el caso de que la reprogramación se haya realizado en un taller mediante modificación de software o mediante una centralita de potencia externa.

En el primero de los casos valdrá con reinstalar el software de serie y en el segundo solo hará falta desconectar el equipo externo y con ello todo volverá al estado de serie.

¿Cuánto se tarda en reprogramar el coche?

Las reprogramaciones llevadas a cabo por un profesional varían su duración dependiendo del modelo de centralita y la manera en la que se debe entrar en comunicación con ella. En valores generales suelen tardar entre una y dos horas aunque algunas pueden llegar de las cuatro horas a los dos días, dependiendo si requieren sistemas de lectura.

En el caso de las centralitas externas, la instalación será cosa de unos minutos.

¿Cuánto vale una reprogramación coche?
Antes de realizar una reprogramación coche debes asegurarte que aquellos que lo van a realizar son profesionales de la materia, pues una mala reprogramación puede dañar seriamente tu coche.

En base a ello, los costes pueden variar entre los 250 y los 350 euros para centralitas de primera generación y que se puedan hacer por el puerto de diagnosis OBD,  unos 400/600 euros para centralitas de complejidad media y hasta los 2.000 euros en casos de coches de alta gama y centralitas de última generación con sistema antituning.

Los precios también dependen de si se ofrece soporte de una marca o un servicio postventa.

Huye de las reprogramaciones por debajo de esos precios pues pueden dañar tu vehículo.

Las potenciaciones por medio de centralitas externas, se encuentran entre los 200 y los 700 euros, dependiendo del tipo de ECU, si es un turbo diesel,  un gasolina turbo, si es un equipo monocanal o multicanal, etc… busca el que mas se adecue a sus necesidades.

En www.tuningbox.com/es  puedes encontrar una amplia gama de dispositivos del fabricante más fiable y pionero del mundo en este sector, que tiene una amplia experiencia en este tipo de centralitas de potencia externas y muy buen asesoramiento para buscar la solución más adecuada a sus necesidades, presupuesto y una garantía de 5 años.

¿Qué riesgos existen al hacer una reprogramación?

Tanto si se usa mal un coche con una reprogramación o con una centralita de potencia externa y si no se recurre a un experto
para llevar a cabo el cambio, existen riesgos para el vehículo que se deben conocer:

Emisiones contaminantes: algunas reprogramaciones, especialmente aquellas que modifican los valores del sensor de temperatura de refrigerante, pueden hacer crecer el nivel de emisiones, algo que provocará un problema en la prueba de gases de la ITV. Si se hace por un experto no tiene porqué pasar esto.

Problemas con el filtro antipartículas: los vehículos con motor diesel modernos, equipan un FAP/DPF que retiene las partículas de hidrocarburos inquemadas y si el valor es muy alto o no se regeneran adecuadamente, se pueden saturar antes de tiempo. Si realizamos una reprogramación para aumento de potencia y no se tiene en cuenta,  este filtro puede saturarse.

Hay que saber que a mayor tiempo de inyección mayor producción de carbonilla y si estos ciclos de regeneración no se adecuan a la nueva reprogramación, dará como resultado que se pueda obstruir el FAP  y que el vehículo entre en modo protección, reduzca su potencia y se le enciendan testigos en el cuadro de mandos.

Desgaste de los cilindros: si ampliamos mucho los tiempos de inyección se produce un lavado de las paredes de los cilindros, como consecuencia del exceso de combustible. Con ello se elimina la capa de aceite que actúa de lubricante evitando la fricción y como resultado se produce un desgaste acelerado de los segmentos y cilindros del vehículo.

Desgaste de neumáticos: Con un uso inadecuado, el aumento en el par disponible puede provocar que los neumáticos tengan un esfuerzo mayor,  reduciendo su vida útil.

Desgaste del embrague: al igual que ocurre en la erosión de los neumáticos, los discos de embrague tienen que aguantar pares de giro superiores, por lo que su desgaste puede ser más acelerado.

Rotura de juntas homocinéticas: si se abusa del poder de aceleración también sufren las transmisiones. Esto ocurre especialmente en coches con tracción delantera, las juntas homocinéticas sufren cuando se pisa el acelerador con la dirección girada

Problema de temperatura: Una reprogramación mal hecha puede provocar picos de temperatura en la cámara de combustión.
Esto es especialmente alarmante cuando en la nueva cartografía solo se aumenta la presión de soplado del turbo.

Colapso mecánico: hay que tener especial cuidado con las reprogramaciones, ya que si se hace un uso normal del coche no tienen porque causar daños, sin embargo, si siempre se lleva al extremo el motor,  este se puede colapsar mecánicamente, es por ello que se aconseja un uso adecuado.

Algunas partes del coche como las bielas, la culata, el cigüeñal y el sistema de lubricación no se han diseñado para soportar continuamente estos sobre esfuerzos.

A pesar de todo lo expuesto, si se tiene una conducción suave que cuide cada elemento del vehículo y especialmente el motor, no tiene porqué darse ningún tipo de problema con la reprogramación.

Sin embargo, si se realiza una modificación fuera de los márgenes naturales que imponen los fabricantes de los coches y se realiza una conducción agresiva por el hecho de contar con más caballos y querer exprimir más el motor, se corre el riesgo de causar serios problemas en el vehículo que pueden acabar con su vida útil. Lo mejor y lo más recomendable es entender el coche y saber interpretar sus ruidos, al igual que no olvidar las revisiones periódicas que deben realizarse y utilizar productos de calidad que alarguen la vida de nuestro coche y de la parte fundamental y más importante, su motor.
Espero que os haya resultado aclaratorio e interesante.

Para más información, pueden consultar en:

www.tuningbox.com/es

https:/www.facebook.com/TUNINGBOXSPAIN/

  • ¿Quieres descubrir los secretos de la elegancia?
  • ¿Te atreves a dar el paso para convertirte en un hombre elegante?
  • Déjanos tus datos en este formulario y podrás conseguir totalmente GRATIS el informe confidencial: «Mi secreto para ser un hombre elegante del siglo XXI»