Dedicar el tiempo necesario para pensar en nosotros, en lo que queremos, en lo que nos hace felices, en lo que necesitamos hacer en la vida o en lo que queremos hacer, es primordial e inevitable si no queremos seguir dando tumbos e ir sin un rumbo fijo.

En ocasiones, vivimos presos de nuestras propias circunstancias y no nos tomamos el tiempo suficiente para decidir qué queremos hacer con nuestra vida.

Las obligaciones contraídas, las responsabilidades que asumimos a nivel personal y profesional, las circunstancias, …, son situaciones que no pasamos a controlar, o al menos no meditamos lo suficiente, convirtiéndonos en verdaderos autómatas de nuestra vida, dejándonos llevar por la inercia, sin ocuparnos en aquello que verdaderamente nos importa, que es en vivir una vida plena, llena de energía, felicidad y haciendo lo que de verdad nos gusta o deseamos.

Si de verdad quieres empezar a dar un vuelvo a tu vida, a transformar aquellas cosas que no te hacen feliz, tomar las riendas de tu vida, te recomendamos comiences por estos tres principios básicos que te ayudarán a lograrlo:

Tómate un tiempo para la reflexión

La mejor inversión que puedes hacer en ti es concederte el permiso de parar y reflexionar en qué quieres. Aunque dicho así parece sencillo, la realidad es que en ocasiones no queremos hacerlo. ¿Por qué? Por nos asusta descubrir que lo estamos haciendo no es lo correcto o porque nos da miedo escuchar nuestro dialogo interno.
Entra en tu mundo interior y bucea en todo aquello que deseas lograr y en qué tienes que hacer para lograrlo. Escribe tus pensamientos y luego actúa para hacer realidad aquello que deseas. Desde el primer momento, estarás produciendo cambios importantes que transformarán tu vida.

“Ve todo lo que vemos todos, piensa lo que nadie piense” (Robin S. Sharma)

Saca al niño que hay en ti

Según nos vamos convirtiendo en adultos perdemos la curiosidad y la ilusión por lo desconocido. Esto nos limita y nos deja enmarcados en el entorno en el que vivimos y nos relacionamos. La innovación y las buenas ideas surgen de la curiosidad, de nuestra capacidad de asombro, de experimentar, y de ir consiguiendo nuevos retos y cosas que en el pasado nos parecían imposibles.

“Mirad, en la vida no hay soluciones, sino fuerzas en marcha. Es preciso crearlas, y las soluciones vienen” (Antoine de Saint-Exupery)

Escribe con lápiz y en papel tus compromisos personales

Lo habrás escuchado y leído en más de una ocasión. La mejor forma de que algo quede grabado en tu mente es que tomes un papel y un lápiz y escribas tus compromisos.

Cuando realizas esta acción, le estás indicado a tu cerebro que lo que estás escribiendo es importante para ti y lo archivas en tu mente, para retomarlo en el momento que quieres y necesitas.

De esta forma estás abriendo un canal entre tus compromisos y tu mente, que la predispone a actuar en todo momento y encaminarse a aquello en lo que te has comprometido.

“Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma” (William Ernest Henley)

  • ¿Eres un buen profesional y aún no sabes cómo ganar más dinero explotando al máximo tus conocimientos?
  • ¿Quizás tienes una empresa o negocio y no sabes cómo ganar prestigio, popularidad y reconocimiento y lograr tu estabilidad financiera?

Entonces, seguro, que estás dispuesto a hacer algo atrevido, diferente y que te ayude a convertirte en el Mejor Entre Los Mejores.