zapato_martinelli_cueroLa adquisición de unos buenos zapatos puede resultar costosa y vale la pena esforzarse un poco para mantenerlos en las mejores condiciones, te resulten cómodos y mantengan su elegancia inicial.

Te comentamos algunos consejos para ayudarte a cuidar tus zapatos y te resulten cómodos de usar:

  • Cuando llegues a casa con unos zapatos nuevos, ponte unos calcetines gruesos y camina por la casa durante unas horas. Si notas que aún te aprietan en el pie, repite el proceso algunos días más  hasta que los sientas suficientemente cómodos como para  usarlos el día entero.
  • Si invertiste en un buen par de zapatos, consigue unas hormas de madera de cedro, que absorberá la humedad de la transpiración y conservará su forma cuando los guardes.
  • Colócatelos con un calzador para no deformar la zona del talón.
  • Los zapatos de piel deben limpiarse antes de comenzar a abrillantarlos. El exceso de suciedad y el polvo se pueden eliminar con paños y cepillos.
  • La piel se reseca con el tiempo así que hay que nutrirla. La crema, betún o grasa para calzado cumple con ese cometido. Busca el color que se asemeje al de tus zapatos o consigue uno sin color.
  • Para los zapatos de gamuza, ante o nobuk necesitas espuma especial y un cepillo de metal o cerdas duras para separar las fibras que estén apelmazadas por la suciedad.
  • Utiliza productos protectores para impermeabilizar y proteger los zapatos de las manchas comunes causadas por el agua, lodo, polvo, nieve o la sal en cuanto los compres.
  • No olvides reemplazar las suelas y tapas de los tacones antes de que se gasten mucho para que no sea un deterioro irrecuperable.