Transpirar es un proceso natural y es difícil detenerlo por completo aunque si te molesta sentir que la elegancia de tu ropa se está arruinando por eso, alguno de estos consejos pueden ayudarte a mantenerte seco durante el verano.

Los hombres tendemos a sudar más que las mujeres por ser más grandes, peludos y musculosos. Para muchos hombres esto es un problema, no es sólo una sensación desagradable sino que es un efecto óptico que puede arruinar la ropa.

En días particularmente calurosos escoge telas de algodón, seda o lino en vez de poliéster u otras mezclas con sintéticos. Las fibras naturales le permitirán a tu piel respirar más, lo que significará transpirar menos. Cuando sube el mercurio, aunque planees usar algodón o lino, opta por lo más liviano y elije camisas un poco más holgadas que las que usas habitualmente, para que el aire pueda circular y la transpiración se evapore. En cuanto a los colores, el blanco o los pasteles pálidos reflejan más los rayos solares y sentirás menos el calor.

Además de un buen antitranspirante, puedes recurrir a usar una camiseta de algodón de trama abierta, mantiene el cuerpo aireado, seco y absorbe el sudor. 

Si transpiras mucho durante el día, sumerge tu camisa de vestir en agua en cuanto llegues a casa y aplica un producto quitamanchas en la zona de las axilas (por dentro), déjalo actuar unos minutos y lava la camisa lo más rápido posible para evitar las manchas de sudor. Si la camisa es blanca, blanquéala con lejía de vez en cuando en el lavado para conservar su color intacto.

También es conveniente escoger zapatos de cuero, sin usar dos días seguidos el mismo par y cambiándose diariamente los calcetines para evitar las infecciones de hongos, por la presencia de humedad y bacterias.