zapatos de cordovanLa elegancia y el brillo de los zapatos de piel de Cordobán se deben a que están confeccionados con una piel de caballo que tiene gran elasticidad y flexibilidad.

Este proceso fue realizado  originalmente en Córdoba por los moros, y utiliza la piel del tercio posterior del caballo, que requiere un tratamiento de unos cinco meses y un complejo proceso de curtido vegetal, para dar ese color característico marrón rojizo o borgoña y un brillo especial. También puedes encontrarlos en color negro.

El cordobán se tiñe con vegetales y no con tinturas de cromo, porque este tipo de piel contiene mucha cera o aceite. Por este motivo, su limpieza tiene otros requerimientos que la de la piel de becerro.

Frecuentemente, se les puede formar una capa lechosa de cera, que es un residuo del proceso de curtido y teñido y que se quita frotando con un paño o cepillo.

Para lustrarlos se debe utilizar una cantidad muy pequeña de cera para zapatos con color, nunca crema, para que no cubra la belleza natural del cuero, creando una textura granulada.

Nunca se deben utilizar jabones, ni destilados de petróleo, ni brillos o protectores en aerosol. Tampoco hay que lustrarlos mientras están húmedos, ni secarlos con calor o secadores.