El trabajo por cuenta ajena se ha convertido en un bien escaso. Algunos siguen confundiendo el concepto de ser elegante sólo con el vestir, por ese motivo hemos decidido dejarte unos interesantes consejos, para que tu período de prueba en tu nuevo puesto de trabajo tenga su recompensa.

Durante el período de prueba inicial en un trabajo, muy posiblemente,  te estarán observando de cerca y como su duración es variable según el puesto que desempeñes, te conviene tomártelo con calma y tratar de aprovecharlo para cumplir tu objetivo de integrarte en la empresa y comenzar a ser parte importante de ella.

Algunos consejos que te ayudarán a destacar y superar esta fase con éxito son:

  • Trabaja para desarrollar una reputación de persona trabajadora y confiable, cree en ti,  solo comprometiéndote en hacer lo que puedas desarrollar bien y entregar en tiempo. Si lo consigues te respetarán y confiarán en tus habilidades.
  • Debes entender qué es lo que tus jefes esperan de ti y darle exactamente lo que necesitan. Puedes preguntar cuál es su descripción de las tareas, con el fin de hacerlas exactamente según las necesidades de la empresa, pero aporta todo el valor que tú puedes aplicar a ellas.
  • Muestra tu flexibilidad para realizar las distintas clases de tareas individuales o en equipo, y trata de demostrar tus habilidades, eso sí, no te excedas al principio, llegar de «listillo» nunca será la mejor opción.
  • Aprovecha este período para conocer la compañía y encontrar tu lugar en ella. Este análisis puede llevarte a encontrar otro lugar en la misma, al cual puedes aspirar, aunque por el momento tengas que seguir trabajando en el puesto donde estás.
  • Trata de tener una relación profesional y amistosa con tu jefe y será tu mejor aliado. Pídele todas las instrucciones que necesites para poder desarrollar las tareas. También puedes solicitarle su opinión sobre tu desempeño hasta el momento.
  • Tener una buena relación con tus compañeros de trabajo también puede ser importante para la decisión de sumarte definitivamente a la compañía, pero siempre debes priorizar el cumplimiento de tus deberes para no perder tu oportunidad por las razones incorrectas.
  • Aprovecha tu tiempo libre improductivo, profundiza en las materias en las que posiblemente tengas que mejorar, conviértete en un verdadero especialista en tu puesto de trabajo, y sobre todo demuestra que estás preparado para asumir  más responsabilidades.
  • Desarrolla al máximo toda tu elegancia, uno de los mayores valores que puedes aportar a una empresa es tu elegancia personal, arma que pocas personas saben usar y que aportará resultados inmediatos. Cuida exquisitamente tu forma de vestir, tu aseo personal, tus formas y maneras de relacionarte con jefes, compañeros y sobre todo con clientes. Esto no falla jamás.

Encontrar la forma de que tú esfuerzo y habilidad brille sobre las limitaciones temporales a las que estás sometido está únicamente en tu mano.