Hemos recibido un buen numero de consultas, solicitando consejos  para el molesto  problema de la camisa cuando constantemente sale fuera del pantalón. Esa cantidad de tela sobrante flotando alrededor de nuestras cintura, que solo se soluciona volviendo a llevarla a su lugar, repitiendo este gesto una y otra vez, lo que es bastante fastidioso.

La mejor de todas las soluciones, es usar camisas a medida, con trabillas laterales. Se unen al pantalón mediante un botón, quedando bloqueada la camisa en nuestra cintura. Si además el pantalón dispone de cinturilla antideslizante, el problema  queda radicalmente zanjado.

Si las camisas a medida no están al alcance de tu bolsillo o no son de tu gusto, tienes otras opciones, realmente curiosas.

Conozco bastantes casos de hombres, que para evitar este problema, introducen la camisa incluso dentro de los  calzoncillos, Slip o boxer. Sobre este punto, no tengo nada más que decir.

Existen unos tirantes para sujetar camisas, que logran mantenerlas en su sitio, por medio de la tensión de una serie de elásticos. Este tipo de tirante, solía ser muy utilizado en los uniformes militares.

Investigando hemos podido encontrar varias posibilidades:

  1. Básico: cintas elásticas con broches en los extremos, que se fijan a la parte inferior de la camisa y va a lo largo de la pierna (dentro del pantalón) y al calcetín o alrededor de la pierna.
  2. Cintas elásticas en forma de «Y», tienen más ganchos para sujetar la camisa, pero es el mismo sistema.
  3. Cintas elásticas con estribo, evitan que al soltarse accidentalmente te den un latigazo en partes sensibles.
  4. Cinturón interior sobre la camisa, colocado sobre la cadera.

Como has podio observar toda esta serie de incómodos artilugios, son molestos, complicados de llevar y en ciertas ocasiones incluso ridículos.

Para hacer un breve resumen desde mi óptica personal,  la mejor opción si este problema te angustia realmente, es hacerte de una buena colección de camisas a tu medida, incorporando los detalles que estimes oportunos para tu comodidad personal o bien solicitando en tu establecimiento habitual que te hagan un perfecto ajuste de tus camisas.

¿Conoces algún otro truco, para evitar este problema?