Haciendo un poco de historia, los cuellos y puños blancos arrancan del siglo XVIII, cuando era casi  imprescindible que siempre estuvieran limpios, almidonados y frescos. Era una forma de demostrar el poder adquisitivo que se tenía y un signo externo de distinción, tener impecables los cuellos y puños de las camisas.

El mecanismo era muy práctico para que pudieran ser saneados, dado que se gastaban más rápido y era una forma perfecta de alargar la vida útil de la camisa.

Muchas camiserías a medida hoy en día, ofrecen el servicio de reemplazo de cuello y puños, incluso refrescándolas con blanco.

Combinar con elegancia una camisa con cuello y puños contraste o white collar no es tan simple. Estéticamente hablando, se verán siempre mejor con la americana puesta.

El punto clave es llevarla con una corbata lo suficientemente llamativa, como para dejar al cuello blanco como parte del fondo de la propia camisa, terminando de cerrar un conjunto con mucha armonía y distinción.

Una de las mejores recomendaciones que te podemos dejar, es usar siempre una corbata del mismo color que  la camisa, pero mucho más intensa de color. Este efecto que conseguimos hace que la protagonista del conjunto sea la corbata y no la camisa, dando como resultado una combinación llena de un gusto exquisito.

Algunas combinaciones exitosas de camisa y corbatas son:

  • Una camisa con fondo celeste y cuello blanco haría una buena combinación con una corbata en azul marino, incluso rayada o con topos. La intención claro está es desviar la atención del cuello.
  • Camisa con fondo rosa muy suave, permite magníficas combinaciones con corbatas rojizas, fucsia y coral.
  • Este año que los tonos chocolate y marrones han  tomado gran protagonismo, podemos incorporar en la camisa como fondo, tonos ocres y crear un magnífico estilo con corbatas marrón oscuro, dorados e intensas tonalidades chocolate.

El patrón es tan importante como el tono, es muy recomendable que si el fondo de la camisa está cargado con rayas de cierto grosor, no utilicemos patrones en las corbatas con rayas de gran tamaño.

Siempre, ante una duda, es preferible usar corbatas lisas o con falsos lisos para no atraer  la atención hacia el cuello.

Este tipo de camisa siempre quedará mucho más elegante y especial si es usada con gemelos, indistintamente qué queramos usarlos deportivos o de  diseño, haciendo destacar nuestro gusto personal.

Es una prenda tan singular y tan elegante, que no se debería de olvidar este detalle que es capaz de trasmitir tanto de un hombre.

Resumiendo, si la corbata no logra atraer la atención, destacará demasiado el contraste entre el color del cuerpo de la camisa, sobre el cuello y deslucirá la armonía del conjunto.