Hoy quiero que experimentes junto a nosotros,  uno de los secretos que  mas diferencia marca,  entre la calidad de dos prendas, aparentemente iguales.

Este detalle que hoy te mostramos, solo es conocido por personas expertas en sastrería o muy aficionados a este tipo de prenda. Conocerlo te ayudará a que tengas una opinión mucho mas profesional,  a la hora de seleccionar o aconsejar sobre una prenda concreta.

Para que esta experiencia sensitiva  sea realmente perfecta, toma una americana de tu armario, es indiferente que sea de traje o no.

Si la prenda está completamente forrada en su interior, extiéndala sobre  una mesa, de tal forma que la espalda quede completamente apoyada sobre la superficie, apoya los delanteros sobre la espalda y  evita todo lo posible la formación de arrugas en la prenda. Introduce una mano debajo de un delantero y con la otra acaricia toda la superficie del mismo. Haz que el sentido del  tacto, contagie al resto, trata de imaginar el interior de la prenda, con toda la diversidad de formas, estructuras y sensaciones en las zonas próximas a los bolsillos, pinzas y costuras.

Siente el aumento del grosor en el tejido,  conforme te acercas a los hombros, zona del cuello y corona de la manga.

Este recorrido, si esta lleno de sensibilidad, te ha llevado a pasearte por el alma de una prenda de manga. Quizás demasiadas personas, no prestan atención a la hora de adquirir una prenda, a todo ese cúmulo de pequeños refuerzos, puntadas y uniones de piezas.

En el caso  de que la prenda que tengas ante ti, no tenga forros, repite la colocación, tal y como anteriormente te hemos comentado, pero en lugar de meter una mano bajo el delantero, ábrelos completamente  hasta que los bolsillos interiores queden completamente mirando hacia ti. La pieza que tienes ante ti, donde estas cosidos los bolsillos interiores, se denomina, vista de la solapa.

Levanta la vista de la solapa y comienza la investigación de todo el entramado interior, experimenta las mismas sensaciones anteriores.

Posiblemente hoy hayas descubierto las entretelas.

La entretela generalmente está compuesta por lana y crin de caballo o cabra, esta fibra es lo suficientemente rígida para mantener la forma  de una prenda a través del tiempo y el uso. También puede contener algodón o rayón para hacerla algo mas blanda  dependiendo del lugar donde necesite ser cosida, algunos sastres ingleses  son muy dados a utilizarla de pelo de camello.

Si el proceso ha sido realizado en forma artesanal, tanto la entretela del delantero,  como el refuerzo del pecho y las solapas, se adhieren a mano, lo cual proporciona más flexibilidad al delantero y le permite adaptarse mejor al cuerpo del usuario. También resiste mejor el paso por la tintorería. Es un proceso caro y muy laborioso, pero el resultado es infinitamente mejor.

Si el proceso es industrial, se utiliza una entretela termofijada al delantero con la zona pectoral reforzada y otra entretela de estructura y rigidez superior que se adhiere por fusión o por cosido, resultando un coste mucho menor y una americana mucho más rígida y endurecida por la cola sintética. Aunque los avances tecnológicos, han creado productos mucho mas elásticos y eficientes, nada es comparable a una entretela fijada a mano.

Este es el principal motivo a tener  muy en cuenta , si queremos invertir en un buen traje. Mas adelante te explicaré como diferenciar una prenda, cuyas entretelas están cosidas a mano o por fusión.

Del experimento que te hemos propuesto ¿Que es lo que más te ha sorprendido?