Hoy revelaremos algunos secretos para vestir con elegancia aunque el físico no manifieste las medidas estándares, logrando disimular sus imperfecciones utilizando la percepción óptica.

Enseñaremos a escoger el corte de la ropa, los diseños, los colores y los complementos más convenientes, para los caballeros de estatura reducida.

Para comenzar recomendaremos el traje entero, que les sentará mejor que una americana y un pantalón diferentes. Esto es para no fraccionar el conjunto en dos partes diferenciadas, interrumpiendo el efecto vertical.

Asimismo es eficaz la elección de colores sólidos para conseguir el resultado de alargamiento de la figura. Y conviene evitar las líneas horizontales y los cuadros o diseños que se repiten siguiendo un mismo patrón, que ensancharán la silueta en vez de estilizarla.

La chaqueta no tiene que ser larga, y para reforzar el efecto de estilización, lo mejor es que sea un poco entallada y con un sólo botón o a lo sumo de dos. Si se llevan chaquetas de tres botones, el botón superior y el inferior están puramente de adorno, abotonando sólo el botón sobre la cintura. De esta forma se adhiere más al cuerpo, dando la impresión de estar más delgado y lucirás como si fueras más alto.

Además  se puede especular con los efectos ópticos que producen otros pequeños detalles como la posición de los bolsillos, los ojales y los botones en las chaquetas cruzadas, principalmente.

Otro detalle a cuidar es reemplazar el cinturón por tirantes para no cortar la línea vertical.

Llevar el pantalón en la cintura y siempre sin vuelta nos hará ver piernas más largas y el torso más corto.

La elección de las camisas y corbatas deben ser en colores lisos o diseños imperceptibles.