Una de las normas básicas de la elegancia establece que los pantalones del traje hay que llevarlos bien situados en la cintura, no en la cadera, ni por debajo del vientre,  y esto en muchas ocasiones,  no resulta fácil lograrlo con un cinturón.

tirantes_negro_con_topos

Cuando vistes informal y usas pantalones, sobre todo los de talle bajo,  se pueden llevar en la cadera pero un pantalón de traje nunca debería ser vestido como si se tratase de uno de sport. Su función y su corte es diferente por lo que no se debe buscar en un pantalón de traje el mismo efecto óptico.

Los adeptos al cinturón verán que su pantalón bajará hasta su cadera en sólo unos minutos y formará arrugas apoyándose sobre sus zapatos.

El uso de tirantes da mayor fluidez y limpieza de líneas al conjunto final, consiguiendo acentuar la verticalidad y alargar la figura.  Además aseguran que el largo de tus pantalones se mantenga siempre en el largo elegido. No es muy agradable observar a los caballeros españoles arrastrar los pantalones y pisarlos con sus propios tacones.

Se puede escoger el color de los tirantes teniendo en cuenta el de la corbata, o combinarlos con el color de la camisa o el del traje. Los tirantes en colores lisos y oscuros como los negros, marino o granate, son siempre fáciles de combinar. Los tirantes con bandas, puntos o dameros, con varios colores, son muy elegantes y dan un toque más innovador a tu vestuario.

Por último, destacar algunas de las mejores cualidades del uso de los tirantes: son cómodos, te sentirás más suelto que usando cinturón ya que no te apretarán en la cintura, además de llevar situado el pantalón en su lugar correcto.

Si comienzas a utilizar tirantes te aseguramos, que cuando uses trajes, será tu complemento de moda perfecto.