Raffaello Napoleono, administrador delegado de Pitti Immagine, declara «El encanto de las prendas hechas a mano, la reelaboración y la reinterpretación de las tradiciones junto con la exclusividad del tejido, se manifiestan contra la estandarización industrial y la producción en serie a bajo coste».

Con este concepto, en la 81 edición de Pitti Uomo los tejidos y la confección artesanal son de gran calidad e innovación.

«La fábrica Lenta», de Bonotto, presenta tejidos elaborados con fórmulas de última generación y gran elegancia, en los que emplean técnicas que recurren a los teñidos con elementos de la naturaleza.

El pelo de conejo y los vellones de carnero bereber, que conservan el aroma ahumado por el tabaco de cigarro toscano, lana merina hervida en arándanos de Rigoni Di Aciago, franelas teñidas con vino o con café son los nuevos tejidos que vestirán el hombre el próximo otoño-invierno.

Schneiders mostró cinco cachemires y una franela de llama, abatanada con vino de Amarone Masi y un género tipo «tweed» teñido con café.

¿Consideras que este es el camino correcto, sobre todo para nuestro futuro económico?