Recientemente, una persona que colabora en este blog, Lola García, ha publicado un post muy interesante sobre la mediocridad y la excelencia.

Me llamó la atención la fábula que relata del violinista y el mendigo, ya que un mismo objeto, en manos de una persona formada, experta y con conocimientos suficientes, puede hacer de un mismo acto, que resulte molesto o por el contrario sea prodigioso.

Todo esto me ha hecho reflexionar y valorar lo importante que es prepararse para cualquier cosa que hacemos en nuestra vida. Puede ser una afición, un negocio o cualquier otro tema, pero si realmente nos proponemos destacar y superar cualquier dificultad, debemos ponernos en marcha, prepararnos y hacer de cualquier actividad que realicemos un acto sublime.

Te invito a que leas ¿Mediocridad o Excelencia? Tú Decides

Deseo que aprendas la moraleja y te ayude en cualquier actividad que vayas a emprender.

Cualquier mínima actividad, si la desarrollas de forma adecuada, se puede convertir en tu mejor obra.