¿Placer o Negocios?

Tips básicos para los viajes de negocios

por | sep 18, 2017 | Business, Comunicación, Entrevistas y Medios de Comunicación, Imagen Personal, Marca personal, protocolo | 0 Comentarios

Organizar un viaje de negocios difiere bastante en cuanto a la planificación y organización de uno de recreo. Es por ello que en este post, me gustaría comentarte que puntos debemos tener en cuenta a la hora de organizarlo debidamente.

Un viaje de negocios se entiende como un desplazamiento puntual, ya sea a nivel nacional o internacional, en el que actúas no sólo como invitado, de la empresa solicitante de tu presencia, sino también como embajador de tu compañía. Precisamente, por este motivo debemos cuidar los detalles, ya que lo que queremos proyectar es una imagen de profesionalidad.

Cuando preparamos un viaje de ocio, contamos con un tiempo extra de planificación y preparación del mismo. Lo que significa que disponemos de un periodo lo suficientemente amplio para que no se nos pase nada por alto. Sin embargo, un viaje de negocios tiene lugar en el epicentro de nuestra jornada laboral, lo que significa que debemos gestionar nuestro viaje a la par que continuamos desempeñando nuestras funciones habituales. Este exceso de información puede jugar en nuestra contra si no lo organizamos adecuadamente.

¿Cómo planifico mi viaje?

Una de las formas más sistemáticas de organizarnos es creando dos archivos. Uno dedicado exclusivamente al equipaje y otro para establecer el que será nuestro cronograma detallado.

1. EQUIPAJE

Nuestro equipaje se dividirá en dos apartados; Indumentaria y aseo personal, por un lado, y documentación y dispositivos por otro.

1.1 Indumentaria y Aseo Personal

Aunque pueda parecer tedioso, preparar la maleta para un viaje de negocios es una de las tareas más fáciles de todo el proceso. De hecho, es incluso más sencillo que preparar una maleta para un viaje de ocio. Dadas las circunstancias, nuestra indumentaria deberá ser formal en todo momento. Desde que nos subimos al medio de transporte que nos llevará, hasta que regresemos de vuelta a casa. Por ello, incluiremos como mínimo una muda para cada día que vayamos a estar fuera. Generalmente, podríamos llevar un traje para cada acontecimiento institucional al que debamos asistir, sin embargo, si vamos a pasar muchos días fuera no debemos obviar que un traje puede parecer completamente distinto sólo cambiando la camisa, la corbata y los complementos. De este modo, jugando con distintas combinaciones podremos ahorrar cargarnos excesivamente la maleta.

Con respecto al aseo personal, bastará con llevar los elementos básicos de neceser, puesto que en el hotel en el que nos alojen, pueden facilitarnos cualquier producto del que precisemos.

1.2 Documentación y Dispositivos

Una vez tenemos listo el porta trajes y la maleta, debemos preparar todos los documentos que son necesarios. A día de hoy, son muy pocas las empresas y los profesionales que movilizan papeleo físico. La nube, y otras aplicaciones de almacenamiento en la red, ya nos permiten acceder a cualquier documento desde cualquier lugar y a través de cualquier dispositivo. Sin embargo, debemos asegurarnos de que todos los documentos están clasificados y listos para acceder a ellos. De tal modo, que con preparar nuestros dispositivos digitales (portátiles, tablets y móviles) será más que suficiente.

 

2. CRONOGRAMA

La puntualidad, como no puede ser de otro modo, forma parte de nuestra carta de presentación, y en un viaje en el que vamos a contrarreloj, es imprescindible estar justo en el preciso instante de cada acto. Por ello, dedica un tiempo a repasar y programar debidamente las citas y los acontecimientos a los que asistirás, dejando margen suficiente entre unos y otros para que te dé tiempo a prepararte y llegar al destino.

¡Suerte y buen viaje!