Es muy interesante y necesario tener una buena colección de corbatas finas de seda, trajes de lana con una elegancia y calidad intachable, además de otros complementos de moda de vestir, si deseas tener un buen fondo de armario para tu vestuario formal.

Pero la realidad es que pasamos la mayor parte del tiempo fuera del ámbito laboral y social, o donde el vestuario informal es cómodo y algunas veces práctico.

Estas ocasiones van desde un almuerzo con un socio de negocios o un inversor, una cita casual o un encuentro con amigos en un club o un café. La vestimenta informal es extremadamente importante para demostrar que nuestro estilo no desaparece a las 5 de la tarde y es un gran desafío para los caballeros que quieren estar siempre elegantes.

Los vaqueros ya son una prenda básica en nuestro fondo de armario y la realidad indica que los de buen corte, calidad y marca, pueden ser considerados “vaqueros de vestir” y son una expresión más juvenil de elegancia y estilo, que los pantalones de vestir o los pantalones chinos, si se llevan en forma apropiada.

Dependiendo de la estación del año, por ejemplo en verano, puedes vestir unos vaqueros livianos en tonos grises o marrones con camisas polo en tonalidades más llamativas propias de la estación, y en los meses de otoño, unos en una mezclilla más pesada, incluso en blanco o chocolate que combinarán perfectamente con camisas y chaquetas de sport.

Los jerséis de cuello alto también pueden ser una buena elección para combinar con chaquetas sobrias o entalladas, en telas de tweed, cuando la temperatura invite a ir un poco más abrigado.