BeauBrummelLa contribución de George Bryan Brummell a la moda, conocido como Beau Brummell (el Bello Brummel),  fue imponer nuevas normas de elegancia y perfección en el atuendo masculino. Hizo una brillante carrera como consejero de la moda y el buen gusto aunque se resistía a las extravagancias de la moda de su época.

Aunque es muy recordado como un dandi extravagante y sofisticado, él vestía simple y sencillamente, prefería las telas de lana y algodón, chaquetas bien cortadas, y pantalones largos hasta los tobillos, en colores neutros y oscuros, con camisas blancas.

Su atuendo típico era una levita de lana azul con botones de bronce, pantalones sueltos en color ante y botas lustradas inmaculadamente. No usaba peluca y su complemento más elaborado era su corbata de lazo alrededor del cuello.Estatua de brummel

Uno de los temas en el que hizo hincapié era en la importancia del orden y la limpieza, así como en el refinamiento y la moderación.

A Brummell le llevaba mucho tiempo elegir sus prendas y vestirse, el cuidado que ponía al abrochar botones o estirar las sedas de sus camisas y airear los encajes. Como era tan meticuloso, dedicaba muchas horas para vestirse cada día, aunque su meta era aparentar que no lo había hecho. Aspiraba al difícil y quizás imposible arte de pasar desapercibido.

Fue de los primeros que tomaron baños diariamente, enorgulleciéndose de no tener que usar perfume. Se decía que tenía tres peluqueros: uno para el flequillo, uno para la parte posterior de su cabello y otro para sus patillas. Enviaba a lavar sus camisas fuera de Londres para que las blanquearan más.

A Brummell se le atribuye la creación del traje moderno de caballero, que se viste hoy en día en casi todo el mundo.